Como Limpiar Una Olla de Cocción Lenta en 5 Pasos

Las ollas de cocción lenta son aparatos de cocina que hacen que los platillos queden sabrosos y jugosos. ¿El secreto? La cocción lenta y prolongada de los alimentos. Este proceso permite que los ingredientes se combinen entre sí hasta lograr la integración perfecta de sabores. ¡Umm, de solo imaginarlo se me hace agua la boca!

Pero no todo puede ser perfecto, tras el uso, la olla de cocción lenta puede acumular suciedad, grasa y manchas que pueden perjudicar el funcionamiento del aparato. ¿La solución? Limpiarla para evitar su desgaste y deterioro.

Con la limpieza y mantenimiento adecuados, tu olla de cocción lenta puede conservarse como el primer día y durarte varios años en óptimas condiciones. Y para ayudarte en la misión, te traigo consejos sobre cómo limpiar la olla de cocción lenta en solo 5 pasos. Tu fiel compañera de cocina te lo agradecerá, ¡manos a la obra!

Consejos de Seguridad para Limpiar una Olla de Cocción Lenta

Antes de empezar con el proceso de limpieza de tu olla de cocción lenta, es necesario tener en cuenta algunos consejos de seguridad que te ayudarán a mantenerte a salvo del peligro. Mientras que al mismo tiempo consigues los mejores resultados para tu preciada olla eléctrica. Solo asegúrate de seguir estos sabios consejos:

  • Desconecta la olla del tomacorriente para evitar descargas eléctricas o cortocircuitos.
  • No apliques agua fría a tu olla de cocción lenta si está caliente. Espera que se enfríe en su totalidad.
  • Nunca sumerjas la base calefactora en agua u otro líquido; Esto dañará los circuitos del electrodoméstico y puede ser peligroso.
  • No utilices estropajos abrasivos; Estos rayarán la superficie de cocción de tu máquina. En su lugar, utiliza esponjas y paños o incluso una espátula de goma para eliminar las manchas difíciles.
  • Utiliza limpiadores no abrasivos; Estos pueden deteriorar la capa antiadherente de tu aparato. En su lugar, utiliza vinagre o bicarbonato para eliminar las manchas y la suciedad incrustada.
  • No laves tu olla de cocción lenta en el lavavajilla sin antes consultar el manual. Algunos modelos no están diseñados para ello.

5 Pasos para Limpiar una Olla de Cocción Lenta a Profundidad

Paso 1. Desenchufa el electrodoméstico 

Después de usar tu olla de cocción lenta, desenchúfala y déjala enfriar para que puedas manipularla con mayor seguridad. Cuando esté totalmente fría, retira con una espátula los restos de comida más gruesos pegados a las paredes.

Paso 2. Agrega agua y solución de limpieza

Llena la olla de cocción lenta con agua ligeramente tibia, agrega 1/2 taza de vinagre blanco destilado y luego muy lentamente vierte 1/2 taza de bicarbonato de sodio, permitiendo que las burbujas que se formen disminuyan antes de agregar más.

Nota: Para ollas de cocción lenta muy grandes, puedes aumentar la cantidad de vinagre y bicarbonato de sodio en consecuencia, hasta 1 taza por cada ingrediente.

Paso 3. Conecta y enciende a fuego lento durante una hora

Colócale la tapa a la olla y conéctala al tomacorriente nuevamente. Luego ajusta la temperatura a baja y déjala funcionar durante una hora. 

Hacer funcionar la olla de cocción lenta permite que el calor funcione con el bicarbonato de sodio y el vinagre, ayudando a ablandar y despegar los residuos de alimentos incrustados. Esto hará el trabajo pesado por ti.

Paso 4. Desenchufa nuevamente y deja enfriar

Al cabo de ese tiempo, apaga y desenchufa la máquina y permite que se enfríe para continuar. Una vez fría, retira la tapa y desecha la solución.

Paso 5. Limpia con jabón y agua tibia

Usa una esponja suave humedecida con agua tibia y jabón y frota con un poco de esfuerzo. Repite las veces que sea necesario hasta lograr deshacerte de todos los residuos de alimentos.

Finalmente enjuaga con abundante agua, teniendo especial cuidado de no mojar los componentes eléctricos de la olla de cocción lenta. Luego déjala secar en la encimera o ayúdate con un paño de microfibra para eliminar la humedad.

Complementa la limpieza de tu olla de cocción lenta frotando suavemente un paño húmedo por su exterior. ¿El resultado? Una olla de cocción lenta reluciente por dentro y por fuera.

¿Qué Hacer con las Manchas Rebeldes en una Olla de Cocción Lenta?

Para las manchas más difíciles y la suciedad resistente es necesario intervenir con un proceso de limpieza más directo y profundo, en el que también utilizaremos vinagre y bicarbonato de sodio, por supuesto.

Comienza por identificar las áreas más afectadas y vierte un poco de vinagre blanco hasta cubrir la mancha o el sucio adherido. Luego agrega unas cucharaditas de bicarbonato y deja que actúe por unos minutos. Observarás una reacción química burbujeante.

Finalmente limpia con una esponja o trapo no abrasivo, enjuaga con agua y seca con un paño suave. Verás cómo hasta la suciedad más pegada desaparece de tu olla de cocción lenta sin mayor esfuerzo. 

Otra forma de hacerlo es mezclando el vinagre y el bicarbonato hasta formar una pasta. Luego se aplica esta mezcla directamente sobre la mancha y se deja reposar por unos minutos para luego limpiar con una esponja. Listo, ¡adiós manchas difíciles!

¿Cómo Mantener Limpia la Olla de Cocción Lenta?

A todos nos gusta lo bien que lucen los electrodomésticos limpios, pues dan la sensación de estar nuevos, pero definitivamente no todos queremos limpiarlos una y otra vez para lograr una mayor pulcritud. Así que, en esta oportunidad te explico cómo mantener limpia tu olla de cocción lenta sin tanto esfuerzo.

  • No rebases la capacidad máxima del aparato, así evitarás que la comida se derrame al exterior.
  • Mantén la olla de cocción lenta a una temperatura intermedia para evitar que los alimentos se quemen y se adhieran en las paredes. En este artículo puedes ver a que temperatura funcionan las ollas de cocción lenta.
  • Limpia el aparato después de cada uso para evitar que los restos de alimentos se peguen fuertemente y dificulten su limpieza.

Como podemos ver, lo ideal es prevenir el sucio excesivo en nuestra olla de cocción lenta, ya que la tarea de limpieza no se puede evitar del todo, pero si puede hacerse más sencilla. 

Pero si quieres reducir al máximo la tarea de limpieza, puedes probar los revestimientos para ollas de cocción lenta. Estos revestimientos se colocan en el interior del aparato, previo a la preparación y luego simplemente se desechan. ¡Adiós al desorden!

¿Por Qué es Importante Limpiar la Olla de Cocción Lenta?

El cuidado y la limpieza adecuados de tu olla de cocción lenta ayudarán a mantener el aparato en perfectas condiciones, lo que a su vez alargaría su vida útil. Sin contar que siempre estará lista para preparar cada uno de los platos que tanto te gustan.

Además, la limpieza periódica es vital para mantener la olla de cocción lenta libre de bacterias y microbios, los cuales pueden ser potencialmente peligrosos para la salud. Una olla eléctrica limpia es sinónimo de mejores resultados en todo lo que prepares.

Sin embargo, es importante destacar que no importa cuántas veces se limpie a fondo la vajilla de gres o la tapa removible o incluso la olla de cocción lenta, estos artículos inevitablemente experimentarán desgaste natural. Pero, no está demás cuidarla un poco. Así que toma tus guantes de goma y deshazte de la suciedad cumulada.

Preguntas Frecuentes

¿Se pueden limpiar las ollas de cocción lenta en el Lavavajillas?

Te aconsejo que primero revises el manual de instrucciones de tu olla de cocción lenta, pues muchos modelos especifican si pueden o no ser lavados en el lavavajillas. Ante dudas, puedes optar por lavarla a mano, solo toma un par de minutos.

¿Cómo limpiar la base de la olla de cocción lenta?

¡No sumerjas la base calefactora en agua! Prueba con un poco de vinagre y bicarbonato y frota con una esponja. También puedes encontrar en el mercado productos especiales que te ayudaran a eliminar las manchas oscuras en la base.

¿Cada cuánto tiempo debo limpiar mi olla de cocción lenta?

Para mantener tu olla de cocción lenta en buenas condiciones, se aconseja limpiarla después de cada uso para evitar que la grasa y residuos de alimentos se peguen. También es aconsejable hacerle limpieza profunda cada 2 o 3 meses, dependiendo del uso.

Scroll to Top